jueves, 11 de octubre de 2018

Los Desastrosos Riesgos ligados al Cambio Climático


Queridos amigos:

 

Visto la tremenda importancia que tienen estos riesgos no sólo para el futuro cercano sino para el presente que estamos viviendo ¿no son acaso mucho más intensas y seguidas las tormentas, no resultan más dañinas las granizadas, no son menos tolerables las olas de calor (como la recientemente vivida en Europa), no causan estragos las sequías y el hambre en el mundo? Reproducimos pues íntegramente este informe de Bridges, el principal medio de comunicación de ICTSD desde Ginebra.

 

Por razones de tiempo sólo traducimos al español las principales conclusiones:

 

El informe advierte que un aumento promedio de la temperatura de DOS GRADOS, comparado con uno de 1,5 grados Celcius, pondría en riesgo la pesca y las vidas que de ella dependen, incrementaría el riesgo de inundaciones, reduciría el rendimiento de las cosechas y el contenido nutricional en regiones tropicales, y expondría a más personas a olas de calor extremas y también a la pobreza. [Yo diría: nada que no estemos experimentando ya en nuestro frágil Planeta Tierra].

“En números, este medio grado Celcius promedio de diferencia, expondría un 5 % (cinco por ciento) más de la población global a: tensiones hidráulicas ligadas al clima, con 410 millones de residentes urbanos expuestos a sequías severas en lugar de 356 millones expuestos en 2100.

“Habría ya 10 cm de diferencia promedio de aumento en el nivel de los mares con relación a las metas de 2100, cuyo riesgo impactará a millones de personas, en especial aquellas que viven en pequeños estados isleños en desarrollo [habrán visto ustedes  el primer caso extremo concreto en noticias recientes]. El medio grado Celcius menos de diferencia salvaría los arrecifes de coral, aunque no evitaría todo el daño ocasionado…”

 

Mauricio López Dardaine

 

 


IPCC Report Demonstrates Disastrous Risks from Climate Change, Calls for Scaling Up Global Action


11 October 2018

This week, the Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) released a long-awaited report on the expected impacts and trade-offs the international community will confront once global temperature increases reach 1.5 degrees Celsius above pre-industrial levels, as compared to two degrees. The report also highlighted the emission pathways to manage the risks and steer away from the most damaging outcomes. 
The report was made public following approval by all 195 governments at the IPCC’s 48th session, held from 1-6 October in Incheon, South Korea. 
Remaining at or under the 1.5 degree Celsius mark will require a global reduction in net greenhouse gas (GHG) emissions of 45 percent from 2010 levels by 2030 and reaching carbon neutrality by around 2050, the report finds. If current practices continue, global temperature increases will hit 1.5 degrees Celsius as soon as 2040. 
“It is not impossible to limit global warming to 1.5°C, according to the new @IPCC_ch report. But it will require urgent, unprecedented & collective #ClimateAction in all areas. There is no time to waste,” UN Secretary General António Guterres said on Twitter this Sunday. 
The report was prepared on invitation from the United Nations Framework Convention on Climate Change (UNFCCC) at the 21st Conference of the Parties (COP21) in 2015. The decision followed the adoption of the Paris Agreement, through which parties agreed to work to limit global temperature increases to “well below” two degrees Celsius and seek not to surpass 1.5 degrees. 
The reference to the 1.5 degree Celsius limit stems from research and pressure from a grouping of small island developing states (SIDS), who are already facing increasing risks from a changing climate, and was first considered in the UNFCCC’s Cancún Agreements in 2010. 
The report, which includes a summary for policymakers, shines a light on what risks could be avoided with the 1.5 degree Celsius target relative to two degrees, and the types of changes that would be required to get there, focused on strengthening the global response to tackle climate change in the context of sustainable development and poverty reduction. The report brought together over 90 lead authors from 40 countries, drawing on more than 6000 scientific works. 
The findings have the potential to drive higher ambition efforts in international climate negotiations, underlining that current commitments made under the Paris Agreement do not equate to global temperature increases of below 1.5 degrees Celsius. According to a report issued by UN Environment last month, countries’ existing commitments under their nationally determined contributions would only yield one-third of the necessary cuts to emissions to stay within the two degree Celsius limit, with the agency calling the gap “alarmingly high.” 
The IPPC report will feed into discussions at the annual UN climate conference, taking place from 2-14 December in Katowice, Poland. The UNFCCC’s Twenty-Fourth Conference of the Parties (COP24) is meant to finalise the rulebook for the accord’s implementation in line with a previously agreed 2018 deadline and review progress since the adoption of the Paris Agreement in 2015. (See Bridges Weekly, 13 September 2018
The report will also be in the spotlight at the Talanoa Dialogue at COP24, which will inform the preparation of new or updated nationally determined contributions (NDCs) under the Paris Agreement ahead of the 2020 deadline, as well as the planned 2023 “global stocktake” to review how such domestic plans are supporting efforts to limit temperature increases. 
“Science alerts us to the gravity of the situation, but science also, and this special report in particular, helps us understand the solutions available to us,” said Hoesung Lee, Chair of the IPCC 48th Session of the IPCC, in his opening statement last week. 
“I believe the report could send us a clear signal for urgent global action to stop climate change,” said South Korean Minister of Environment Kim Eun-kyung in her welcoming speech at last week’s opening ceremony. 
“To hand over a better future to our next generation, it is imperative that we have a robust implementation framework for the Paris Agreement,” she said. “I hope the IPCC and the special report will serve as a strong platform on which the implementation framework could start to be built for the upcoming COP24.” 
Main findings 
The report warns that a warming of two degrees Celsius, compared to 1.5 degrees, would pose a higher risk to fisheries and the livelihoods that depend on them, increase flood risk, lower crop yields and nutritional content in tropical areas, and expose more people to extreme heat waves and susceptible to poverty. 
In numbers, the half-degree difference would add up to a five percent higher proportion of the global population exposed to climate-related water stress, with 410 million urban residents exposed to severe drought versus 356 million by 2100. 
There would already be a 10 centimetre difference in global sea level rise between the targets by 2100, the risks of which would impact millions of people, particularly those in small island developing states. The half-degree difference would also save coral reefs from being decimated, though it would not prevent all damage.   
“Limiting global warming to 1.5 degrees Celsius compared with two degrees Celsius would reduce challenging impacts on ecosystems, human health, and well-being, making it easier to achieve the United Nations Sustainable Development Goals,” said Priyardarshi Shukla, Co-Chair of IPCC Working Group III. 
These climate-related risks will endanger certain regions more than others, disproportionately affecting vulnerable and disadvantaged communities, where the threats posed to food security, water access, and extreme weather could further entrench poverty. 
The report estimates that the global economic costs of the damage of 1.5 degrees Celsius warming could reach US$54 trillion, swelling to US$69 trillion if the world continues to warm beyond two degrees Celsius. 
In particular, the report singles out low-income countries as the most exposed to adverse economic impacts, "projected to experience the largest impacts on economic growth due to climate change should global warming increase." 
The report also points to the complementarity between the pathways to staying below the 1.5 degrees Celsius threshold and those to advance the Sustainable Development Goals (SDGs), where climate action can bring gains for health, poverty eradication, energy access, sustainable urbanisation, and food production.
Orchestrating a global response 
In order to meet the 1.5 degrees Celsius target, the report calls for “rapid, far-reaching, and unprecedented changes in all aspects of society,” requiring cross-sectoral transformation of the global economy. 
“The geographical and economic scales at which the required rates of change in the energy, land, urban, infrastructure, and industrial systems would need to take place, are larger, and have no documented historic precedent,” according to the report
An effective governance framework to enable a transition to 1.5 degrees Celsius would require action across multiple levels of government, the report says, involving raised climate public awareness and behavioural change, regional cooperation, steps to act on “climate-related trade barriers,” and international agreements including trade deals attuned to the SDGs. 
Other key elements highlighted by the report include ensuring accountability of non-state actors; multi-stakeholder partnerships; strengthened domestic institutional capabilities, particularly for developing countries; and improved climate monitoring mechanisms. 
The report weighed up policy actions including ending fossil fuel subsidies, enabling climate finance, and supporting technological innovation, and encouraged the linking of climate adaptation and mitigation to large-scale trends including global trade. 
The report also called for taxing carbon dioxide emissions or implementing a cap-and-trade scheme, a practice known as carbon pricing, estimating that an effective carbon price would range from US$135 to US$5500 per tonne of carbon emissions in 2030. According to the World Bank’s latest edition of its “State and Trends of Carbon Pricing” report, there were 51 carbon pricing initiatives either in place or forthcoming as of May 2018, some of which were at national and regional levels and others at sub-national level. 
It also encouraged shifting energy consumption. Reliance on coal as an electricity source would have to fall from nearly 40 percent today to between one and seven percent by 2050, while renewable energy such as wind and solar power would have to be scaled up to 67 percent from today’s 20 percent. 
Failure to reduce emissions sufficiently to meet the target would require retroactively removing carbon dioxide from the atmosphere, consistent with the approach explained in the report as temporarily “overshooting,” and then working back down to the 1.5 degrees Celsius point. 
The authors note that certain carbon capture and storage technologies and other carbon scrubbing techniques, known as carbon dioxide removal, or CDR, are still experimental. Many of these techniques are also not yet commercially available at a sufficient scale. 
Political climate 
International cooperation to limit the effects of global temperature increases will require high levels of political engagement. However, experts say that political momentum will need to improve to achieve global action.
The report notes that technology-enabled economic growth and wealth creation has coincided with rising inequality and exclusion, with certain “regions locked in poverty traps that could fuel social and political tensions,” impacting the prospects for implementing pathways to 1.5 degrees Celsius and also for sustainable development.
“Whatever its potential long-term benefits, a transition to a 1.5 degrees Celsius world may suffer from a lack of broad political and public support, if it exacerbates existing short-term economic and social tensions, including unemployment, poverty, inequality, financial tensions, competitiveness issues, and the loss of economic value of carbon-intensive assets,” according to the report.
Last year, US President Donald Trump, who has questioned some aspects of climate science and promised to shore up the coal industry, pledged to withdraw the US, the world’s second largest economy and today the second largest GHG producer after China, from the Paris climate pact.
The first round of presidential elections in Brazil have seen the advancement of Jair Bolsonaro, who has equally promised in the event of his far-right party’s victory to withdraw the South American country from the accord. Brazil is not far behind the US, ranking as the number seven emitter globally. (For more on the Brazilian election, see related story, this edition) 
Both the US and Brazil added their voices to approving the report on Monday. However, bridging divergent views on how to present the scientific findings during the review process was reportedly challenging, keeping delegates working through the night on Friday.
Nobel economics prize recognises climate work
Also on Monday, hours after the release of the IPCC report, American economists William Nordhaus and Paul Romer were awarded the Nobel Memorial Prize in Economic Studies.
Nordhaus has defended carbon pricing schemes as a core mechanism to fight climate change and developed a model to evaluate climate change costs, which acted as the basis for the UN report. Romer’s work has focused on the role that government policy can have in fostering technological innovation.
“There is basically no alternative to the market solution,” Nordhaus said Monday. 
“The policies are lagging very, very far — miles, miles, miles behind the science and what needs to be done,” Nordhaus said, according to the New York Times. “It’s hard to be optimistic. And we’re actually going backward in the United States with the disastrous policies of the Trump administration.”
The Environmental Protection Agency under the Trump administration suggested that the domestic economic harm from carbon emissions would amount to around US$7 per tonne by the end of the decade, previously estimated at US$50 per tonne under Obama-era models, according to the New York Times.
This article is published under




martes, 18 de septiembre de 2018

¿Liberalización del comercio intra-regional?”


“¿En qué situación está la región [nuestra  América Latina y el Caribe] respecto de la liberalización del comercio intra-regional?”

Esta es una de las profundas preguntas que se formula el recientemente concluido informe del BID, coordinado por Mauricio Mesquita Moreira: CONECTANDO LOS PUNTOS - UNA HOJA  RUTA PARA UNA MEJOR INTEGRACIÓN DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE”. He leído este trabajo con enorme interés, posiblemente porque tuve oportunidad de sentarme en el “next room” y más de una vez en la misma mesa de negociaciones representando al sector privado; en el marco de la ex ALALC primero, en la ALADI y el Mercosur desde entonces, pasando por el ALCA y sin olvidar una de las más interesante negociaciones de los noventa, la del acuerdo MERCOSUR-CHILE. Ayer tuve la suerte de asistir, como parte de los eventos del T20 (el think-tank del G20) a la presentación de Mauricio Mesquita, en el ex Correo Central. Uno sabe que a nosotros nos cuesta mucho salirnos mentalmente del vertiginoso día a día argentino. Esa gran dificultad de ocuparnos del futuro es una de las causas  subyacentes de la dificultad que tenemos como sociedad para forjar un futuro que no se trunque luego de un arranque promisorio de unos pocos años.
Pero más allá de nuestras fronteras, el futuro no se detiene. Los mega acuerdos de comercio internacional van mucho más allá de nuestro fragmentado “spaghetti-bowl”[1]regional. Es ésa una de las razones de este estudio que comentamos. El trabajo está en Internet para aquellos que se animen a dedicarle el tiempo que se merece; unas horas a no dudarlo. Quizás signifique sacrificar ver un par de capítulos de la última serie de Netflix. Les aseguro que vale la pena.
Para los muy ocupados les traigo aquí algunos de los párrafos que me resultaron más relevantes -una elección muy difícil en este caso-

Mauricio López Dardaine

Resultado de imagen para imagenes del spaghetti-bowl

“¿En qué situación está la región [nuestra  América Latina y el Caribe]
respecto de la liberalización del comercio intra-regional?”
De: Conectando los puntos, BID, coordinado por Mauricio Mesquita Moreira

“Si excluimos aquellos acuerdos que cubren menos del 80% de los productos, actualmente hay 33 ACP vigentes (ACP, de aquí en adelante: Acuerdos Comerciales Preferenciales o de Preferencias [esencialmente arancelarias]) que vinculan a los países de ALC (ALC, de aquí en más América Latina y el Caribe), incluidos los cuatro bloques originales analizados anteriormente. Esta red de acuerdos cubre las relaciones bilaterales que dan cuenta de aproximadamente el 85% del valor actual del comercio intra-regional, del cual casi la mitad se produce dentro de los cuatro acuerdos originales (MCCA, MERCOSUR, CAN y CARICOM[2]).
“La otra mitad está conformada por ACP bilaterales o plurilaterales que incluyen aquellos que conectan a México y Chile con otros países de ALC y países miembros del MERCOSUR y de la CAN. Si bien está fragmentada y, en su construcción, no hubo grandes esfuerzos por coordinar o sincronizar los cronogramas de liberalización, esta red fue muy efectiva para desmantelar las barreras comerciales tradicionales al comercio intra-regional… el proceso de reducción de aranceles finalizó, o finalizará en el transcurso de los próximos años, tanto en términos de proporción de líneas arancelarias como de proporción del comercio cubierto. Esta amplia cobertura y su avanzado estado de implementación refuerzan el argumento anterior respecto de que todas estas décadas de fragmentación dejaron una plataforma sólida sobre la cual ALC puede realizar un intento por integrar completamente el mercado regional. Si la región está tan cerca de liberalizar el comercio intra-regional, los objetivos de la ALALC, que alguna vez fueron considerados idealistas, se convierten de pronto en una propuesta realista. Sin embargo, al mismo tiempo, es importante no subestimar este desafío. Hay al menos dos brechas importantes que cubrir: las brechas relacionadas con los bienes, los servicios y las inversiones, y las de las relaciones.
En atención al tiempo de cada uno de ustedes salto hacia algunas de las principales conclusiones:
En una economía mundial cada vez más dominada por mega-economías y mega-acuerdos, pero que también enfrenta el desafío de una reacción proteccionista, el mosaico de pequeños ACP intra-regionales de ALC le deja pocas alternativas a la región: o bien estos ACP adquieren una masa crítica económica o enfrentarán una muerte lenta o, lo que es peor, se tornaron irrelevantes. Si los Gobiernos de ALC quieren aferrarse a sus objetivos de integración regional, la respuesta es la convergencia.
“A diferencia de lo que ocurrió con las iniciativas anteriores, la región ahora tiene un contexto político favorable y un punto de partida ventajoso: casi el 90% del comercio intra-regional ya se encuentra libre de aranceles. La pregunta candente es, no obstante, cuál será la mejor manera de crear un TLC panregional. Aquí es donde más entra en juego la capacidad de aprender de los errores del pasado.
“Este informe no subestima las restricciones políticas del presente desafío. Analiza distintas rutas alternativas hacia la convergencia, dándoles a los gobiernos la posibilidad de elegir el itinerario más apropiado para sus circunstancias particulares. Pueden asumir un enfoque más cauteloso, paso a paso, empezando por ampliar la acumulación de RoO [se refiere a los diferentes regímenes de orígenes que forman parte de los acuerdos estudiados y la acumulación de condiciones de origen] entre los acuerdos existentes, para luego unir los eslabones sueltos en estas relaciones. Alternativamente, pueden elegir una vía sin escalas hacia un TLC-ALC [un Tratado de Libre Comercio – América Latina y el Caribe]. Dadas las experiencias que ha tenido la región con las uniones aduaneras, las instituciones supranacionales y disciplinas muy complejas, las recomendaciones apuntan a una zona de libre comercio estándar, basada en una arquitectura intergubernamental y centrada en los bienes y servicios como un primer paso. En el espíritu de un «acuerdo vivo», otros temas, como la propiedad intelectual, disciplinas laborales o el medio ambiente, también se pueden considerar, una vez que ya estén sentados los pilares para establecer de manera sólida un área de libre comercio de bienes y servicios regional. Dicho acuerdo también tiene que incluir un capítulo amplio sobre facilitación del comercio, que no sólo comprenda aquellas medidas relacionadas con las aduanas, sino también mecanismos que sean capaces de minimizar los costos de transporte y de transacción, como las normas técnicas, las medidas fitosanitarias y la logística. Si bien los esfuerzos para racionalizar estas medidas y promover su armonización no necesariamente dependen de un acuerdo comercial formal, esta plataforma representa una oportunidad inigualable para facilitar la coordinación y hacer cumplir los compromisos que ya están incluidos en una serie de iniciativas subregionales relacionadas con la infraestructura y la facilitación comercial…”

[1] Se denomina desde tiempo atrás “spaghetti-bowl” al conjunto de acuerdos entre los países de nuestra América, base del trabajo que aquí comentamos. Pero no solamente a este abigarrado conjunto de acuerdo.“La expresión inglesa es atribuida a Jagdish Bhagwati. El tono peyorativo de la frase spaghetti bowl se debe a que según su mentor y una pléyade de seguidores, la proliferación de tratados de libre comercio tiene un efecto atomizador y por ello compromete la fluidez del comercio internacional y luego la competitividad de las actividades económicas con incidencia sobre la producción de transables.” De un artículo de Marcelo Halperín.

[1] MCCA, Mercado Común Centro Americano; CAN, Comunidad Andina de Naciones; CARICOM, Comunidad del Caribe. Desde ya todos saben que MERCOSUR significa Mercado Común del Sur (que fue la aspiración de sus creadores allá por principios de 1991).







[1] Se denomina desde tiempo atrás “spaghetti-bowl” al conjunto de acuerdos entre los países de nuestra América, base del trabajo que aquí comentamos. Pero no solamente a este abigarrado conjunto de acuerdo.“La expresión inglesa es atribuida a Jagdish Bhagwati. El tono peyorativo de la frase spaghetti bowl se debe a que según su mentor y una pléyade de seguidores, la proliferación de tratados de libre comercio tiene un efecto atomizador y por ello compromete la fluidez del comercio internacional y luego la competitividad de las actividades económicas con incidencia sobre la producción de transables.” De un artículo de Marcelo Halperín.
[2] MCCA, Mercado Común Centro Americano; CAN, Comunidad Andina de Naciones; CARICOM, Comunidad del Caribe. Desde ya todos saben que MERCOSUR significa Mercado Común del Sur (que fue la aspiración de sus creadores allá por principios de 1991).

viernes, 24 de agosto de 2018

¿Qué es RPA?


¿Qué es RPA?
Mauricio López Dardaine

En primer término RPA son las siglas de Robot Process Automation -robots de software (bots) para la automatización de procesos- Se trata de un software y no de un robot “físico”, un software que puede inter-actuar con los sistemas como si fuese un usuario humano. Por ejemplo, como si fuese un contador que entra al sitio de la AFIP para llenar una declaración jurada de ganancias. Esto viene a cuento porque ayer tuve la suerte de asistir a un work-shop sobre este tema en la Cámara de Comercio Argentino-Alemana. Y se me ocurrió que aquellos que estamos ligados a empresas y no sabemos muy bien de qué se trata, deberíamos empezar a enterarnos. Y como en la era digital estamos, me puse a buscar una explicación que fuese asequible en Internet. Bueno, aquí abajo hay una no muy larga, que me parece bastante clara como para poder entrar en materia. Al final les comento, muy sintéticamente, uno de los ejemplos de la reunión de ayer que me quedó más grabados.
Les adelanto que mi mayor preocupación es ¿cómo hacemos para que estos bots para la automatización de procesos no creen una brecha entre las empresas usuarias y aquellas que nunca pensaron en aplicar RPA?
“RPA es un tipo de software que ha ganado popularidad rápidamente en muchas industrias. Con tanta atención mediática alrededor de RPA, está claro por qué las empresas están entusiasmadas con el uso de robots de software (bots). Lo que no está tan claro para muchos de sus potenciales usuarios es cuál es la diferencia entre el software de RPA y los demás tipos de automatización (o por qué es mejor).
Al tratarse de una tecnología nueva, la definición de RPA todavía está en transformación. Proveedores y expertos en tecnología concuerdan en que RPA utiliza bots —o agentes— para agilizar las tareas repetitivas tanto para los especialistas de IT como para los usuarios de Negocio. 
Cuando comenzó a utilizarse el término RPA, fue para referirse casi exclusivamente a la manipulación de sistemas y aplicaciones a nivel de la interfaz de usuario. Es ahí donde entra la parte de “robótica”. El bot interactúa con los sistemas de la misma manera que lo hace un usuario humano: tocando botones, escribiendo las credenciales de inicio de sesión en un sitio web, leyendo palabras de un pdf, etc. Esta definición de RPA, aún constituye el núcleo de sus funciones. Sin embargo, a medida que avanza la tecnología, con mayor frecuencia se la presenta como una solución de automatización empresarial más completa. Una tecnología que puede interactuar con una interfaz gráfica de usuario, pero también una tecnología que se integra en profundidad y tiene sofisticadas características para el Negocio. 
Este cambio de enfoque también amplía los beneficios de RPA, que pasan de ahorrar algunas horas en las tareas de IT de un usuario, a potenciar una transformación digital para toda la empresa.”

De los ejemplos que se analizaron ayer, me quedó especialmente el referido al tema impositivo de las empresas, bancos o grandes comercios. En esencia, lo que han hecho los que comenzaron hace unos dos años a utilizar RPA en sus empresas (no sin el apoyo inicial de consultores especializados), ha sido más que nada utilizar este software que reemplaza al operador humano para realizar tareas repetitivas y de bajo valor agregado, como el llenado por un miembro (o varios miembros) de la empresa, el banco, el comercio, de las planillas (Excel) de impuestos nacionales, provinciales y municipales, que tanto tiempo consumen. Y liberar entonces la capacidad creativa de estos miembros del equipo para analizar cómo mejor administrar el manejo impositivo de la firma. Muchos de los usuarios hacen que el o los bots trabajen de noche, para que cuando el responsable llegue a la mañana siguiente tenga ya su planilla Excel en condiciones de ser analizada. Y no haya perdido valiosas horas buscando en los distintos archivos del sistema una serie de datos para poder llenarla.

Sin duda se trata de un tema para que todos vayamos estudiando más a fondo.

El aspecto social, de adaptación, de re-capacitación, no estuvo ausente de nuestras discusiones, pero es material para otra entrega. Porque a diferencia de nosotros, los bots pueden trabajar las 24 horas del día, siete días por semana, 365 días al año; no se  resfrían, no se toman vacaciones, no se casan, no se cansan, nunca llegan con resaca a la oficina. He ahí su fuerte . Y en ello consiste el fortísimo reto que presentan a la sociedad humana, que luego de sólo 50 años está frente a una nueva  revolución, la cuarta, en el campo industrial y de la empresa de servicios. Una que además tiene un ritmo de avance nunca visto anteriormente.  


miércoles, 4 de julio de 2018

DEGRADACIÓN DE LOS SUELOS SEMBRABLES


Y esto no es solamente algo que ocurre en el África o en lugares remotos. El avance indiscriminado de la frontera agrícola para la siembra de soja ha creado zonas desertificadas en varias regiones de nuestra Argentina. Esto no es entonces algo que le pasa “a los otros”, sino algo que nos afecta también directamente a los argentinos, puesto que nuestra mayor riqueza (y nuestro mayor ingreso de divisas) proviene del campo y de la cadena alimentaria. Y, por supuesto, sabemos que los efectos devastadores del Cambio Climático no tienen consideración alguna por las fronteras dibujadas por el hombre.

Mauricio López Dardaine

 

La Degradación del suelo tiene en jaque a más del 40 % de la humanidad

 

Este fenómeno, producto de la actividad humana, está causando extinción de especies, dicen expertos.
Sólo por efecto de la deforestación llegan a la atmósfera cerca del 10 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero inducidas por el hombre. 


Fuente: El Tiempo, Bogotá

Por: María Isabel Ortiz Fonnegra

26 de marzo 2018 
"Con impactos negativos en el bienestar de al menos 3.200 millones de personas, la degradación del suelo está llevando al planeta hacia una sexta extinción masiva de especies".



De esta forma el profesor Robert Scholes, coordinador junto con el doctor Luca Montanarella de la evaluación de degradación de la tierra a nivel mundial de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes), describió la gravedad de los efectos de este proceso degenerativo que reduce la capacidad de los suelos para desempeñar funciones como almacenar y reciclar agua, materia orgánica y nutrientes, en resumidas cuentas, para soportar vida en un ecosistema.



Este fenómeno, causado por la actividad humana, está llevando a la extinción de especies, intensificando el cambio climático y es una de las mayores causas de migraciones humanas.

La evaluación presentada este lunes en Medellín reúne las ideas de más de 100 expertos en el tema y señala que además de perjudicar el bienestar de al menos 3.200 millones de personas en el mundo, la pérdida de biodiversidad y servicios ecosistémicos por la degradación del suelo cuesta anualmente aproximadamente el 10 % del PIB global.

De acuerdo con la evaluación, el planeta está en un punto crítico en cuanto a degradación del suelo, principalmente causada por la rápida e insostenible expansión de tierras de cultivo [caso de la soja en la Argentina]; de hecho, se calcula que menos del 25 por ciento del suelo permanece sin impactos sustanciales, y para 2050, los expertos de Ipbes estiman que esta cifra bajará a menos del 10 por ciento.

En la ecuación que tiene al planeta en cuidados intensivos, los ecosistemas que más han sufrido son los humedales, ya que según Montanarella se ha perdido hasta el 87 por ciento de ellos, con más de la mitad (54 por ciento) de las pérdidas ocurriendo solo desde 1900. 

Esto es doblemente grave si se tiene en cuenta que la humanidad enfrenta cada vez más problemas de escasez de agua y que para 2050 se prevé que la población mundial sea de aproximadamente 9.000 millones de personas, un crecimiento demográfico que está generando un incremento en la demanda global de agua a un ritmo del 1 por ciento más cada año.



Es por esto que Scholes agregó que “evitar, reducir e invertir este problema y restaurar la tierra degradada es una prioridad urgente para proteger la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas vitales para toda la vida en la Tierra y para garantizar el bienestar humano".

Reducir e invertir este problema y restaurar la tierra degradada es una prioridad urgente para proteger la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas vitales para toda la vida en la Tierra

Relación con el cambio climático

Por otro lado, el deterioro del suelo está profundamente ligado a otro fenómeno que afecta a toda la humanidad: el cambio climático. La evaluación presentada este lunes evidencia que sólo por efecto de la deforestación llegan a la atmósfera cerca del 10 % de todas las emisiones de gases de efecto invernadero inducidas por el hombre. 

Otro factor importante que influye en el cambio climático es la liberación del carbono que permanece almacenado en el suelo, en ese caso, sólo entre 2000 y 2009 la degradación de la tierra causó emisiones mundiales anuales de hasta 4.400 millones de toneladas de CO2, indica el informe.

"La degradación de la tierra, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático son tres caras diferentes del mismo desafío central: el impacto cada vez más peligroso de nuestras elecciones sobre la salud de nuestro medio ambiente natural. No podemos darnos el lujo de abordar cualquiera de estas tres amenazas de forma aislada, cada una de ellas merece la máxima prioridad política y debe abordarse conjuntamente”, comentó Sir Robert Watson, presidente de Ipbes.



En sólo 30 años a partir de ahora un estimado de 4.000 millones de personas vivirán en tierras secas. Así lo indicó Scholes, quien agregó que para esa época es probable que la degradación del suelo y el cambio climático hayan forzado a entre 50 y 700 millones de personas a migrar.

Además de las migraciones, "la disminución de la productividad de la tierra también hace que las sociedades sean más vulnerables a la inestabilidad social, especialmente en las zonas áridas, donde los años con lluvias extremadamente bajas se han asociado con un aumento de hasta el 45 % de conflictos violentos ", indicó Scholes.

Por su parte, Montanarella agregó que en el futuro, la mayor degradación ocurrirá en América Central y del Sur, África Subsahariana y Asia, las áreas con la mayor cantidad restante de tierra apta para la agricultura.

¿Nada qué hacer?

Aunque el planeta está en un punto crítico, no todo está perdido. Los expertos de Ipbes señalan que el mayor valor de este informe es la información que le entrega a los gobiernos, empresas, academia y comunidades para tomar mejores decisiones en cuanto a acciones más efectivas contra el deterioro ambiental.

Específicamente en la degradación del suelo debido a la agricultura, el informe menciona experiencias que han permitido reducir sus consecuencias, por ejemplo, aumentar el rendimiento de las tierras de cultivo existentes, en lugar de aumentar la extensión de los cultivos; hacer cambios hacia dietas con menos impacto sobre el medioambiente, como las que tienen más alimentos de origen vegetal y menos proteínas animales de fuentes insostenibles, y reducir la pérdida y desperdicio de alimentos.

En cuanto a los humedales, algunas respuestas exitosas han incluido el control de las fuentes de contaminación y el manejo de los humedales como parte del paisaje. Y sobre las áreas urbanas se incluyen recomendaciones como una mejor planificación urbana, la arborización con especies nativas y el desarrollo de ‘infraestructura verde’.

Aunque el panorama actual es bastante preocupante, aún hay mucho por hacer y en esto tanto los gobiernos como las comunidades juegan un rol determinante. Esta es una de las conclusiones no sólo del informe sobre degradación del suelo sino en general de la sexta plenaria de Ipbes, el evento medioambiental más importante del mundo, que tuvo lugar en Medellín.

MARÍA ISABEL ORTIZ FONNEGRA
Redactora de ELTIEMPO.COM
marfon@eltiempo.com
En Twitter: @M_I_O_F